viernes, 7 de febrero de 2014

Péndulo político

Emiliano Carrillo Carrasco
 
EL CAPITAL INSTRUMENTO  DE CONTROL DE LOS ESTADOS:  Si la evolución histórica  de las formas de la explotación humana, empobrecimiento  y mayor desigualdad, aparecen en este siglo XX1,  a los avances tecnológicos y  la globalización del mercado; ante la explosión demográfica y la migración  poblacional, hoy los Estados  ante su miopía  se podría establecer el cómo detener estos factores que producen la concentración de la población  en las zonas urbanas y en los estados, como el Estado de México, Guadalajara, Puebla, Guanajuato, donde esta concentración ha propiciado problemas de índole social, económico y cultural ante el desarraigo de los migrantes internos: La burguesía nacional que privilegia la demanda ha sido reemplazada por la burguesía local, que jerarquiza el abaratamiento de los salarios. Su carácter minoritario se consolida junto a la asociación con empresas extranjeras. Se extinguen sus rasgos pre-capitalistas y no conforman nuevas oligarquías. Mantiene sus bases de acumulación sin convertirse en un grupo transnacionalizado.
Sólo fracciones marginales aglutinan una lumpen-burguesía y no se extiende a los países medianos la dependencia neo-colonial. La expansión de la informalidad, el éxodo campesino y el estancamiento de la nueva clase media reconfiguran a las clases dominadas, en un marco de pobreza, desempleo y desigualdad. Las acciones sistemáticas  del abandono de los campesinos  a su suerte  ante los embates de empresas capitalizadas por el mismo estado, dónde los programas  agrícolas son instrumento de aspirina a l gran vacío  de la producción alimentaria a causa de una verdadera política de Estado: Los pequeños productores soportan encarecimiento de los insumos, mayor presión competitiva y creciente transferencia de riesgos, a través de contratos amoldados a las reglas de la exportación. Deben adaptar su actividad a nuevas exigencias de refrigeración, transporte e insumos agro-químicos, para generar productos amoldados al marketing global. Frecuentemente se endeudan, venden la tierra y terminan engrosando la masa de excluidos que emigra a las ciudades.
En México, la industria tradicional -erigida durante la sustitución de importaciones para abastecer al mercado local- ha sido reemplazada por el auge de las maquilas, en las zonas francas. Este tipo de fábricas jerarquizan la exportación y operan a través de redes adaptadas a las normas de la acumulación flexible. Comenzaron con la indumentaria y la electrónica, se expandieron a la rama automotriz y ya representan el 20% del PBI mexicano. En la frontera de Estados Unidos se ubica la localización emblemática de este modelo. Las 50 plantas iniciales (1965) se multiplicaron a 3000 fábricas mellizas (2004), asentadas a ambos lados de la zona limítrofe. Al desenvolverse como ensambladoras con reducida calificación laboral, estas fábricas contienen muchos rasgos de la especialización básica que afecta a toda la economía latinoamericana. Su principal insumo es la baratura de la fuerza de trabajo. 
Las empresas lucran con el reclutamiento de trabajadores provenientes de las zonas rurales y criminalizan la sindicalización. Mientras que la productividad se asemeja a los niveles vigentes en las casas matrices, los salarios son varias veces inferiores a la media estadounidense y se ubican por debajo del sector agremiado mexicano. Ante un salario mínimo en los estados unidos de 10 dólares, en México el salario de control y de hambre de $60 pesos. Ante una descapitalización de cada sexenio,  de su población desde la década  de los 80s o  más bien la pérdida de la calidad de vida de los mexicanos. Las tres funciones esenciales del Estado mexicano: A).- LEGISLATIVA  b).-La Administrativa y c).-La Jurisdiccional. Estas tres funciones no pueden, de ninguna manera, desvincularse o separarse.  Sino que deben estar conexas o interdependientes como actividades de un todo que las involucra, es decir, el poder público. Afirmar lo contrario nos llevaría al absurdo de que dentro del orden estatal existen tres poderes o soberanías.  La doctrina de la división de poderes se debe entender como la separación, no de las funciones en que el poder público se traduce, sino de los órganos que lo integran para evitar que se concentre en uno solo. Las funciones del Estado, son todas aquellas que su Constitución y las leyes emanadas de la misma le confieren, y; sólo podrá realizar los actos que le faculten los ordenamientos legales antes citados.  El principio de la división de poderes, constituye uno de los fundamentos de todo régimen democrático, en cuánto a que los poderes en su actuación están frenados por los otros poderes, están limitados por el derecho.
Reflexiones: ex funcionarios  y  su poder de privatizar: Guillermo Ortiz Martínez (a) La Perica, porque se aprendía de memoria los libros, posteriormente un nefasto personaje por su paso en la Secretaría de Hacienda (pues permitió la reprivatización bancaria y el posterior rescate de sus amigos banqueros en el pestilente y jamás transparentado FOBAPROA), sin embargo su paso como Gobernador del Banco de México, fue positivo, ya que no permitió el saqueo de las arcas del Estado. Miguel Mancera Aguayo, que en 3 ocasiones le saquearan los dineros nacionales, claro como chihuahuense Ortiz, se dedicó al negocio nada brillante, del tráfico de oro, hoy la Perica se encuentra como Director del banco salinista BANORTE; otro personaje del grupo, fue Manuel Camacho Solís, quien según los chismes estudiantiles de la época, fue quien le hizo la tesis de licenciatura, pues el Duende de Agua leguas estaba ya estudiando en Harvard, donde obtiene posteriormente su doctorado.

No hay comentarios.: