lunes, 12 de enero de 2015

Toma de conciencia y ejemplo de valentía

Xalapa, Ver.- Vaya que causan indignación las groseras expresiones del gerente del diario Notisur de Coatzacoalcos, Jorge Anaya Huerta luego de que el medio que representa decidió correr, sin ni siquiera garantizarle una liquidación conforme a la ley, a una reportera honesta, comprometida con la verdad y consciente de que su voz es escuchada por muchos, lo que causó escozor a gente como Jorge Anaya quien sin el menor remordimiento le dijo: “no seas tonta.
Periodistas como tú siempre terminan mal: sin nada, jodidos, sólo con sus sueños”. Y junto a este personaje, cuyas expresiones demuestran su calaña, está otro “periodista”, su hermano –para variar-, Marco Antonio Anaya Huerta, quien fue secretario de Obras Públicas del ayuntamiento de Coatzacoalcos cuando lo encabezó Marcelo Montiel Montiel -el verdadero poder tras el tono de este “periódico”, y quien también es socio mayoritario de Olmeca TV y un portal “informativo” en Xalapa-, quien le dijo a Sayda, olvidando su condición de mujer que se merece todo el respeto: “no seas pendeja, te están manipulando.
Todos los directores de medios están sacando provecho de esas protestas y tú dando la cara”, y todo porque la periodista ha tomado partido a favor de que aparezca vivo Moisés Sánchez Cerezo, el modesto periodista y activista social de Medellín de Bravo secuestrado el pasado 2 de enero. La ahora exjefa de información de Notisur también fue increpada por otro “periodista”, Miguel Ángel Luna Modesto, quien es socio de Marco Antonio Anaya Huerta en la propiedad de Notisur, aunque todos saben que el verdadero dueño es Marcelo Montiel Montiel. Luna Modesto fue “recomendado” para que junto con el desaparecido periodista pozarricense Ricardo Vázquez Olivares, se encargara del manejo de prensa del Congreso del Estado durante el gobierno de Miguel Alemán Velasco.
Luego, trabajó en la Coordinación General de Comunicación Social al lado de Juan Alfredo Gándara Andrade, y su encargo consistía en “apapachar” a periodistas a los que buscaba corromper, y si esto no era posible, en acusarlos de “agresivos” y “críticos” para que los corrieran de los medios donde laboraba. En esta función le acompañaba su “amiga” la actual “publirrelacionista” de la delegación federal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Flor de María Velasco, que precisamente maneja Marcelo Montiel Montiel. Sayda aceptó su dimisión con entereza, contrario a lo que pensaron los Anaya Huerta y Luna Modesto, quienes pensaban que la valiente periodista les iba a implorar que no la dejaran sin trabajo, lo que no fue así y, al contrario, exigió a que la liquiden conforme a la ley, que aunque es muy difícil en un estado como Veracruz, donde el contubernio entre autoridades laborales y “empresarios” es una triste realidad, seguramente, recibirá todo el apoyo y solidaridad de muchos sectores para que ello se cumpla.
La toma de conciencia de Sayda Chiñas tomó años, pero finalmente ha florecido con toda la fuerza, y su historia ya es conocida a nivel nacional gracias a medios como el portal web Sin Embargo – www.sinembargo.mx - y el periodista inglés Patrick Timmons. Sayda ha exigido justicia para los reporteros desaparecidos, a través de redes sociales y en manifestaciones. No está sola y valentía es ejemplo para tantos más.

No hay comentarios.: