viernes, 9 de enero de 2015

Vandaliza grupo de normalistas con el pretexto del caso Iguala

Chilpancingo, Gro.- Integrantes del Frente Único de Normales Públicas del Estado de Guerrero (FUNPEG) saquearon ayer dos camiones repartidores de mercancías y los abandonaron en instalaciones del Instituto de Educación Básica y Normal (Ineban), en Chilpancingo.
Los manifestantes realizaron el saqueo como recurso de presión —según dijeron—para exigir la presentación con vida de los 42 normalistas de Ayotzinapa aún desaparecidos.
Asimismo, cerraron las oficinas del Ineban tras desalojar a los más de mil burócratas que ahí laboran. La violenta medida, dijeron, se debió a que el gobernador había ordenado que las oficinas fueran abiertas, cuando ellos ya habían dispuesto el cierre.
“Las oficinas se van a abrir cuando aparezcan con vida nuestros 43 compañeros”, advirtieron.
En su vandalismo los estudiantes —apoyados con grupos de la Coordinadora de Trabajadores de la Educación (CETEG)— pintarrajearon oficinas y automóviles con frases relativas a su movimiento y con la demanda de renuncia del secretario de Educación estatal, Salvador Martínez della Rocca.
Las unidades saqueadas fueron una de productos Marinela y la otra de la empresa Lala. Los estudiantes destruyeron a palazos los cristales de los dos vehículos, les poncharon las llantas y los pintarrajearon.
En tanto, otro grupo de normalistas tomó la caseta de Palo Blanco de la Autopista del Sol Cuernavaca-Acapulco, donde dieron paso libre a los conductores con la condición de que les entregaran una cooperación económica.

No hay comentarios.: